Mundo

Yemen: “la peor hambruna del planeta” de la que nadie habla

Unos 20 millones de personas necesitan asistencia humanitaria en el país, incluidos 7 millones que afrontan condiciones de hambruna

Yemen, país sumergido en una guerra civil, empobrecido, con sus puertos bloqueados y con una epidemia de cólera que ya dejó 2.132 muertos, es el país donde acecha la mayor hambruna del planeta, según Naciones Unidas. Y el potencial de desastre es espeluznante con millones de vidas en riesgo.

El bloqueo impuesto al país por la coalición liderada por Arabia Saudita, que lucha contra rebeldes hutíes –antigubernamentales proiraníes–, resultó ser una estocada mortal para la población ya castigada. De ahí los pedidos desesperados de la ONU para que sea levantado.

Hambre y muerte entrarán por la puerta a menos que la coalición liderada por Arabia Saudita termine con su bloqueo y permita la entrega de ayuda al país, advirtió este miércoles el jefe de ayuda de Naciones Unidas.

Mark Lowcock, subsecretario general de asuntos humanitarios de la ONU, dijo que a menos que se vuelvan a abrir las fronteras para los envíos de ayuda, “será la hambruna más grande que el mundo ha visto en muchas décadas, con millones de víctimas”.

Unos dos tercios de la población de Yemen dependen de suministros importados, indicaron las organizaciones, entre las que están CARE, Save the Children e Islamic Relief.

Unos 20 millones de personas necesitan asistencia humanitaria en el país, añadieron, incluidos 7 millones que afrontan condiciones “como de hambruna”. Se espera que los suministros de comida para alimentarlos se acaben en seis semanas, mientras que las vacunas durarán un mes.

Yemen es el país más pobre de la península árabe

En un comunicado, las organizaciones pidieron la “apertura inmediata” de todos los puertos aéreos y marinos.

En marzo de 2015, Arabia Saudita intervino en el país para apoyar al presidente Abedrabo Mansur Hadi, enfrentado por rebeldes hutíes shiítas, respaldados por Irán, por lo que el empobrecido país se convirtió en un campo de batalla donde dos poderosos rivales decidieron dirimir sus diferencias: Riad y Teherán.

Lowcock dijo al Consejo que los vuelos humanitarios de la ONU deben reanudarse en Saná, capital tomada por los rebeldes, y en la ciudad de Adén, controlada por el gobierno.

Afirmó que debe haber “acceso inmediato a todos los puertos marítimos” para las entregas de combustible, alimentos y otros suministros vitales, así como garantías de parte de la coalición de que no habrá más alteraciones.

Las Naciones Unidas, que ya habían calificado a Yemen como la crisis humanitaria número uno del mundo, han dado la voz de alarma y recordado que la situación ya era “catastrófica” en el país.

Fuente: agencias

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close