Estar bien

Tómate tu tiempo

Comer muy rápido no es bueno para la salud. Pero, ¿sabes por qué?

Nos puede provocar uno de los mayores males estomacales: el reflujo, el cual podría ocasionarte graves problemas que podrían llegar a tener que ser resueltos con operaciones.

Como mal menor, pero bastante molesto, la acidez es uno de los primeros síntomas tras comer muy rápido.

No solo esto, al mezclar muchos ingredientes en nuestro estómago o tener malo procesos de asimilación puede ser que sufrimos intoxicaciones.

Lo mejor es comer pausadamente, así asimilaremos cada ingrediente y harás bien la digestión.

¿Cómo ayudarte a comer lento?

Lo mejor es comer en compañía: mientras hablamos con los demás, tendemos a ralentizar los bocados.

Trata de comer fuera de la zona de trabajo, ya que estarás apurado para volver a tus labores.

Establece la norma de contar las veces que masticas: diez por cada bocado. Así triturarás bien la comida y evitarás reflujos.

Fuente. Esquire.es

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close