Mundo

Testimonio Sirio: el infierno se desata en un hospital de Duma

Un estudiante de medicina relata qué ocurrió el día del bombardeo con armas químicas contra el bastión rebelde, hoy en manos del régimen sirio.

El estudiante de Medicina Mohamed Samir nunca había visto casos tan graves por la exposición a gases tóxicos en los cuatro años que lleva trabajando en uno de los centros sanitarios de Duma, en las afueras de Damasco, que el sábado fue blanco de un supuesto ataque químico.

Samir estaba trabajando en el hospital atendiendo a heridos por bombardeos convencionales cuando ese día “entre las 19.00 y 20.00 horas” comenzaron a llegar personas con parálisis y dificultades para respirar.

“Nos dijeron que habían inhalado gas; luego, empezaron a venir casos de asfixia afirmando que habían sufrido un ataque químico”, rememora en declaraciones a EFE por teléfono este joven de 23 años.

Un miembros de los cascos blancos sirios asiste a un bebé tras el supuesto ataque químico en Duma.

Samir ya tenía experiencia en el tratamiento de afectados por ataques con gas cloro en Duma, “el último fue en febrero, pero los heridos eran leves; tan solo presentaban tos y dificultades para respirar”.

En esta ocasión, los afectados escupían sangre, algunos llegaron inconscientes al hospital y muchos temblaban y tenían las pupilas contraídas; “en incluso a algunos se les detenía la respiración”.

“Estos síntomas no los habíamos visto antes cuando hubo bombardeos con gas cloro y son indicativos de que el ataque fue con alguna sustancia más. Los pacientes nos contaron que había el mismo olor que el del gas cloro pero más fuerte”, recuerda Samir.

El viernes las fuerzas gubernamentales reanudaron su ofensiva en Duma, bajo el control de la facción el Ejército del Islam, ante el estancamiento de las negociaciones entre este grupo y Rusia, aliada del Gobierno sirio.

Una niña recibe cuidados preventivos tras llegar a Alepo en autobús procedentes de Duma, en Siri.

Al día siguiente, la Defensa Civil Siria, que solo opera en áreas dominadas por la oposición y que tiene el apoyo de países como EE.UU. y el Reino Unido, denunció el supuesto bombardeo químico, que ha sido negado tanto por el Ejecutivo sirio como el ruso. Este jueves Francia dijo tener pruebas de que el régimen de Damasco usó armas químicas en Duma.

Este jueves, Siria informó que los rebeldes abandonaron la zona, y que el área está bajo control de las fuerzas sirias.

Samir detalla que el gran número de fallecidos, 43 según los datos de los que dispone, se debe a que el ataque tuvo lugar en una zona residencial.

“La gente estaba escondida en sótanos y refugios por los bombardeos, el gas se expandió y muchos se asfixiaron de inmediato o por no poder salir”, indica.

Los doce empleados del hospital de Samir -un médico, dos enfermeros y varios estudiantes de Medicina- trabajaron durante treinta horas sin parar. Tan solo por las manos de este joven pasaron unos setenta pacientes con síntomas de envenenamiento por gases.

“Cuando llegaban los lavábamos con agua y les quitábamos la ropa porque podían quedar restos de gas -precisa-, luego les poníamos oxígeno”.

Samir explica que los casos más graves en este tipo de bombardeos necesitan medicación como cortisona, dexametasona y atropina.

Sin embargo, “de estas dos últimas sustancias teníamos muy poca cantidad e incluso no disponíamos de oxígeno suficiente, así que no podíamos suministrarles a todos y seis pacientes murieron en el hospital”, se queja.

En los últimos cuatro años, Duma, al igual que el resto de la región de Guta Oriental, en la periferia de Damasco, ha sufrido el asedio por parte de las tropas gubernamentales, lo que ha conllevado una escasez de medicinas y de equipamiento, a lo que se suma la falta de médicos.

Un niño llora tras llegar a Alepo en autobús procedente de Duma, en Siria

Samir no puede olvidar el caso de un paciente de unos 35 años que el sábado llegó al hospital tosiendo sangre y echando espuma por la boca.

“Le dimos atropina, mejoró pero al poco tiempo volvió a empeorar, lo intentamos otra vez y volvió a pasar lo mismo, fue transferido de nuevo a Urgencias y al final le tuvimos que conectar a un respirador artificial hasta que falleció”, lamenta el estudiante de Medicina.

“He trabajado aquí cuatro años y los peores momentos que he vivido fueron el pasado fin de semana”, asegura Samir, que recuerda que dos de sus amigos murieron por los bombardeos convencionales.

Además, un conductor de ambulancias murió por el disparo de proyectiles contra su centro sanitario, que también sufrió daños materiales, “fueron dos días terribles”.

Después de esta experiencia traumática, Samir desea rehacer su vida en el norte de Siria, adonde espera ser evacuado con el resto de civiles que quedan en Duma, en aplicación del pacto entre el Ejército del Islam y Rusia.

Fuente: EFE

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close