Diarias

PRONUNCIAMIENTO DEL COLEGIO DE PERIODISTAS DE LIMA

Frente a recientes y lamentables acontecimientos ocurridos en el país, que algunos sectores políticos pretenden utilizar para desprestigiar al periodismo nacional, los abajo firmantes nos dirigimos a la opinión pública para expresar lo siguiente:

 

1.      Desde hace varias décadas, el periodismo nacional ha cumplido con sus objetivos básicos: informar, educar, orientar y entretener a la sociedad peruana. Y acorde con las prácticas internacionales, también se encargó de investigar, descubrir y denunciar actos de corrupción cometidos por representantes de los distintos gobiernos de turno, así como de civiles que fueron autores y/o cómplices de la comisión de delitos en perjuicio del erario nacional, en diferentes épocas.

 

2.      Durante la etapa sangrienta del terrorismo que nuestro país  padeció   con el asesinato de miles de  compatriotas  y con  pérdidas materiales incalculables que retrasaron el desarrollo del país, el periodismo cumplió su misión, no sólo informando de los actos criminales de Sendero Luminoso y el MRTA, sino también de la respuesta del Estado y sus gobernantes, que en su afán de pacificar el país, cometieron excesos con los derechos humanos. Debemos recordar que los reportajes de destacados hombres y mujeres de prensa, lograron que la justicia someta a estas personas a procesos legales y los condenen ejemplarmente por delitos de lesa humanidad.

 

3.      Hoy, se discute si es válido, ético o justo que un periodista pague o compre información, tratando de cuestionar su conducta y acciones, y dejando de lado el objetivo principal del periodismo que es: encontrar la verdad y difundirla.

 

4.      No vamos a juzgar si es válido pagar por entrevistar a un prófugo porque será la justicia la que determinará si constituye o no un delito sancionable. Sin embargo, consideramos que no se debe descuidar y mucho menos abandonar el ejercicio irrestricto del periodismo de investigación, aquél que ahora es cuestionado, amenazado y hasta enjuiciado, precisamente, por quienes pretenden escudarse en la intimidad personal para evitar las pesquisas, cuando lo que debe primar es el interés  público para sancionar la corrupción en todos sus niveles.

 

5.      Los periodistas, aquellos de vocación y de profesión, que profesamos y  ejercemos, también lamentamos que se pretenda identificar como periodistas, a personas que en el ejercicio de su libertad de expresión actúan como conductores, columnistas, entrevistadores y otros cargos que sus empleadores le han dado, violando la ley y evitando  remuneraciones decorosas a los profesionales que ejercen esta noble tarea.

 

6.      Y, finalmente, ante los rumores que interesadamente circularon la semana pasada sobre  un presunto golpe de estado por una aparente crisis del gobierno de turno, reafirmamos  nuestra posición democrática y rechazamos enérgicamente que sectores antidemocráticos y grupos aventureros pretendan siquiera sugerir una  infeliz aventura de ésta naturaleza, cuando lo que el país requiere es trabajar sin desmayo por la continuidad y el fortalecimiento de la democracia.

 

Lima, 15 de septiembre 2015

Mostrar más

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close