Opinión

POLÍTICAMENTE INCORRECTO

Escribe: VÍCTOR ROBLES SOSA

El gobierno de Ollanta Humala acaba de activar en el VRAEM una bomba de tiem­po política que amenaza con desatar una convulsión social en esa región si no es desacti­vada de inmediato. Se trata del inicio inminen­te de la erradicación forzosa de las plantaciones de coca, sin un programa de desarrollo alterna­tivo que sirva de refugio para los campesinos cocaleros que serán afectados.

Hace una semana llegaron a Pichari, centro de operaciones antisubversivas del VRAEM, el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Ar­madas, general Leonel Cabrera, la jefa de Devi­da, Carmen Mesías, y el jefe del proyecto Corah, Juan Zárate, para coordinar los últimos prepa­rativos previos al inicio del “Plan Anual de Re­ducción del Espacio Cocalero Ilegal en el Perú 2014”, aprobado en enero pasado.

La decisión del gobierno es peligrosa porque, a diferencia de los cocaleros del Alto Huallaga de los 90’, los del VRAEM son a la vez miembros de los Comités de Defensa Civil Antisubversiva (Decas) que derrotaron a Sendero Luminoso, conservan las armas que les entregó el Estado, y tienen una vasta experiencia de combate. ¿De­jarán esos hombres que arranquen sus cocales sin resistirse?

… mayor ampliación en versión impresa.

Mostrar más

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

también puedes ver

Close
Close