Efemérides

Los fetiches sexuales más comunes

Los fetiches no deben ser asociados con algo negativo, siempre y cuando haya consentimiento y no se obligue a nadie a participar

Anteriormente eran considerados tabúes, pero los fetichismos son más comunes de lo que se piensan.

Puede ser que se desarrollen por algunas experiencias en la infancia, que generan una memoria corporal que produce una sensación física de excitación sexual y otros sentimientos intensos.

Un fetichista extremo no puede tener una experiencia sexual satisfactoria sin que el fetiche ocurra y puede llegar a ser un problema cuando interfiere con la intimidad o resulta en un comportamiento destructivo. Pero, afortunadamente, hay muchos fetiches bastante inofensivos.

Generalmente, los fetiches no tienen un papel principal en la vida de los poseedores de fetiches, sino un rol secundario o terciario.

Estos son los fetiches más comunes:

Agalmatofilia

excitación sexual a una estatua, muñeca, maniquí u otro objeto figurativo similar.

Anastimafilia

Atracción intensa hacia personas con obesidad, aunque también se define así a aquellas personas que sienten atracción por personas de altura diferente a la propia (ya sea muy alta o pequeña).

Coprofilia

Excitación sexual que se experimenta cuando el “dueño” del fetiche entra en contacto con las heces. Los fetichistas pueden excitarse sexualmente por el olor o la sensación de las heces.

Formicophilia

Excitación sexual o interés en ser mordisqueado por insectos como hormigas (u otros insectos pequeños).

Frotismo o froteurismo

Excitación sexual recibida al tocar a un extraño en un lugar lleno de gente.

Masoquismo

Excitación sexual recibida por experimentar dolor físico y psicológico.

Parcialismo

Excitación por una parte concreta del cuerpo de la pareja que no tenga connotaciones sexuales explícitas, por ejemplo pies o manos.

Podafilia

Excitación sexual recibida al ver, oler o tocar los pies (es una variante del parcialismo).

Pubefilia o ginelofilia

Excitación sexual al ver o tocar el vello púbico.

Sadismo

Excitación sexual recibida de causar dolor físico y psicológico a otra persona.

Triolismo

La excitación proviene al observar abiertamente a la propia pareja teniendo relaciones con otra persona.

Urofilia

Excitación o placer sexual por ver orinar u orinar en otros

Voyeurismo

Excitación sexual y placer recibido de espiar a otros para la gratificación sexual.

Los fetiches no deben ser asociados con algo negativo, siempre y cuando haya consentimiento y no se obligue a nadie a participar. Si, por el contrario, sientes que un fetiche interrumpe tu vida diaria, lo mejor es buscar asesoramiento profesional.

 

Fuente: Actitudfem.com

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

también puedes ver

Close
Close