Historia

Hace 35 años ocurrió la Matanza en Uchuraccay

Ese día ocho periodistas peruanos de diversos periódicos nacionales fueron asesinados por unos cuarenta comuneros de Uchuraccay, quienes confundieron a los periodistas con miembros de Sendero Luminoso

El 26 de enero de 1983, en el contexto de la guerra interna entre el terrorismo y el Estado peruano,  ocho periodistas peruanos de diversos periódicos nacionales fueron asesinados por unos cuarenta comuneros de Uchuraccay, una comunidad alto andina de la provincia de Huanta (Ayacucho). El guía y un lugareño fueron dos víctimas más del linchamiento cometido por los campesinos, quienes confundieron a los periodistas con miembros de Sendero Luminoso, ya que temían una represalia senderista por un enfrentamiento previo.


La ubicación de Uchuraccay era estratégica para poder tener acceso a la ceja de selva y a los valles. Por ello, los senderistas buscaron apropiarse del pueblo desde 1981
. A los pocos años las fuerzas policiales dejaron a varias poblaciones sin ningún tipo de protección del Estado, pasando Sendero Luminoso a controlar el pueblo. Las tensiones eran muy fuertes. Los pobladores apresaron a un grupo de senderistas, estando cerca de lincharlos. La represalia de Sendero fue inmediata, asesinando al líder comunal de un tiro en la cabeza. Los pobladores siguieron tomando la justicia por sus manos frente a las amenazas terroristas, por ello temían una pronta represalia de Sendero.


Los comuneros vivían en constate pánico por el acoso de los terroristas y, siguieron el consejo de los “sinchis”, grupo antiterrorista de la entonces Guardia Civil, de matar a todos los forasteros que se acercaran por tierra, pues serían terroristas 
(Ya que las Fuerzas Armadas solo llegaban al lugar por helicoptero).

Los periodistas que llegaron a Uchuraccay ese fatídico 26 de enero fueron: Willy Retto, Jorge Luis Mendívil Trelles, Eduardo de la Piniella, Octavio Infante, Amador García, Pedro Sánchez, Félix Gavilán y Jorge Sedano Falcón. Habían llegado a la comunidad para investigar las continuas tensiones y muertes que había por los enfrentamientos de la población contra los senderistas. Ante su llegada, el pánico se apropió de la población, determinando los líderes que se trataba de terroristas ya que habían llegado a pie. La matanza ocurrió en tan solo media hora. Los cuerpos fueron enterrados en cuatro tumbas a solo 200 metros de la plaza.

Días después, el 28 de enero, la desaparición de los periodistas creo alarma. Hasta el lugar llegaron dos patrullas, compuestas de infantes de la Marina y miembros de la Guardia Civil. Los pobladores informaron a las patrullas de las muertes y detenciones de los supuestos terroristas.


Dos semanas después del suceso, el presidente Fernando Belaúnde Terry 
convocó a una comisión investigadora, presidida por el escritor Mario Vargas Llosa para esclarecer lo ocurrido, responsabilizando a los comuneros de la matanza. Dos comuneros  fueron condenados a quince años de prisión, mientras que uno tercero que estaba esperando sentencia, falleció en la cárcel. Los familiares de las víctimas no aceptaron las resoluciones de la comisión, exigiendo hasta hoy, que las Fuerzas Armadas asuman responsabilidad política por los hechos ocurridos y se esclarezca bien lo sucedido.

Comisión Vargas Llosa escuchando a los comuneros.

Durante los meses posteriores al asesinato de los periodistas, 135 lugareños fueron masacrados. La mayoría por parte de incursiones senderistas. Además, también fueron acosados por los militares y paramilitares, cobrando varias vidas. Para 1984, los lugareños sobrevivientes  abandonaron completamente Uchuraccay, refugiándose en la selva, municipios vecinos y en Lima.

En 1993, parte de la aldea volvió y erigió nuevas casas a cierta distancia de la ubicación anterior.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

también puedes ver

Close
Close