Mundo

El Papa llamó al mundo a una urgente revolución verde

“Escuchar el clamor de la Tierra como el clamor de los pobres.” Es el grito que lanzó ayer Francisco en Laudato si, sobre el cuidado de la casa común, su primera gran encíclica, ya que la anterior, Lumen Fidei, fue escrita con su predecesor, Benedicto XVI.

Con este esperado documento, el Papa irrumpió en el debate sobre el cambio climático e hizo un llamado a una “conversión ecológica”. Además, volvió a denunciar un sistema mundial sin ética dominado por “poderes económicos”.

“Llama la atención la debilidad de la reacción política internacional. El sometimiento de la política a la tecnología y las finanzas se muestra con el fracaso de las cumbres mundiales sobre medio ambiente”, acusa el Papa en la encíclica, de 187 páginas, que según el propio Vaticano fue el documento papal más esperado de la historia.

La encíclica fue considerada una virtual “bomba” por sectores conservadores de Estados Unidos, pero recibió elogios de los científicos, las Naciones Unidas y los activistas ambientales. En el documento, el Papa invita a todos, no sólo a los católicos, a una “valiente revolución cultural” que implique un cambio radical en el comportamiento de la humanidad, con un estilo de vida más sobrio, solidario y menos consumista.

“La salvación de los bancos a toda costa, haciendo pagar el precio a la población, sin la firme decisión de revisar y reformar el entero sistema, reafirma un dominio absoluto de las finanzas que no tiene fu¬turo y que sólo podrá generar nuevas crisis des¬pués de una larga, costosa y aparente curación”, advierte, al aludir a la crisis financiera.

Citando la exhortación apostólica Evangelii gaudium (La Alegría del Evangelio), el documento programático de su pontificado, Francisco también arremete contra el laissez faire de nuestros días. “Hoy, cualquier cosa que sea frágil, como el medio ambiente, queda indefensa ante los intereses del mercado divinizado, convertido en regla absoluta.” “Es previsible que ante el agotamiento de algunos recursos se vaya creando un escenario favorable para nuevas guerras, disfrazadas detrás de nobles reivindicaciones”, alerta.

Presentado ayer en sociedad en una conferencia de prensa de altísimo nivel en el Vaticano, en este documento magisterial el papa del fin del mundo no habla sólo de ecología, sino que traza un planteo mucho más amplio, que tiene que ver con la “familia humana” y su casa común.

Destaca que “la crisis ecológica actual es una manifestación externa de la crisis ética, cultural y espiritual de la modernidad”. E invita a todos, no sólo a los católicos, a una “valiente revolución cultural”, que implique un “cambio radical en el comportamiento de la humanidad” -con un estilo de vida más sobrio, simple, solidario, menos acelerado y consumista-, así como a un cambio del sistema mundial, “insostenible desde diversos puntos de vista”.

Mostrar más

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close