Mundo

El califato colapsa: combatientes extranjeros del Estado Islámico desertan en masa

Asediado en Mosul por las fuerzas del gobierno iraquí, y por los rebeldes apoyados por la coalición internacional en Raqqa, Siria, el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) está sufriendo el éxodo de sus combatientes mientras se derrumba su efímero califato.

Decenas de guerrilleros están llegando a Turquía, donde rápidamente se entregan a las autoridades en un intento de escapar de la guerra civil que arrasa con Siria desde 2011 y con Irak desde 2014.

Entre este grupo de desertores están los británicos Stefan Aristidou y su esposa, y el estadounidense Kary Paul Kleman, que llegaron a la frontera turca la semana pasada tras haber pasado dos años viviendo en los territorios controlados por el ISIS, según informó el periódico británico The Guardian.

Las autoridades británicas y estadounidenses están analizando estos casos y considerando la extradición, aunque primero deben constatar el grado de compromiso que los desertores tenían con el yihadismo.

Pero las historias coinciden con crecientes reportes de un aumento en las deserciones de los combatientes extranjeros en las filas del ISIS, concentrados en mayor proporción en los frentes en Raqqa, Tabqa y al Baba, recientemente capturada por rebeldes apoyados por Turquía.

Autoridades turcas también informaron que cada vez más combatientes del ISIS provenientes de Turquía y Europa están contactando a sus embajadas para intentar volver a sus países.

Pero aunque auspiciante, el proceso también trae un peligro: el de los terroristas que utilizan esta excusa para llegar a Europa y realizar atentados en venganza por las derrotas militares del califato.

Según agencias de inteligencia occidentales, se calcula que existen unos 250 militantes aún leales que lograron retornar a Europa entre 2014 y 2016 y esperan para actuar.

Se cree que unos 30.000 extranjeros fueron a Siria e Irak a luchar en el ISIS en los últimos años. Según estimaciones de Estados Unidos, cerca de 25.000 habrían muerto desde el inicio del califato en 2014.

La mayoría llegó inspirado por una narrativa de éxito, sentido y expansión de un Estado Islámico que atrajo especialmente a los jóvenes, pero que ya no se sostiene, dijo Shiraz Maher, vice director del Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización en King’s College, en Londres, a The Guardian.

Esto llevará a sus miembros más comprometidos a finalmente pasar a la clandestinidad cuando hayan sido derrotados en las ciudades, con el fin de continuar una lucha muy distinta. Pero se espera que los menos ideologizados y que no nacieron en Siria o Irak deserten o se rindan, consideró.

Fuente: Reuters y The Guardian 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close