Mundo

Ecuador otorgó la ciudadanía a Julian Assange, fundador de Wikileaks

La había solicitado en septiembre y se le concedió el 12 de diciembre. Buscan así resolver su situación en la embajada de Quito en Londres

La ministra de Relaciones Exteriores de Ecuador, María Fernanda Espinosa, ha confirmado este jueves que el gobierno ha concedido la nacionalidad al fundador de Wikileaks, Julian Assange, en un nuevo intento para resolver su situación en la Embajada ecuatoriana en Londres, donde lleva recluido más de cinco años.

Espinosa explicó en una rueda de prensa que Assange solicitó la nacionalidad el 16 de septiembre y se le concedió el 12 de diciembre. El propio Assange validó la noticia al publicar en Twitter una fotografía con la camiseta de la selección ecuatoriana de fútbol.

El viceministro, José Luis Jácome, explicó en la misma rueda de prensa que ahora Assange goza de los mismos derechos que cualquier ciudadano ecuatoriano en el exterior. Y subrayó que su nuevo estatus fortalece la protección que le da el país.

No obstante, la jefa de la diplomacia ecuatoriana se ha mostrado consciente de que la concesión de la nacionalidad no soluciona automáticamente la situación de Assange y ha insistido en la necesidad de entablar un diálogo con Reino Unido y, en su caso, buscar una mediación internacional.

Las autoridades británicas han revelado horas antes que Ecuador había solicitado el reconocimiento como diplomático de Assange, lo cual le permitiría moverse libremente, pero Londres negó esa posibilidad. “El modo de resolver esta cuestión es que abandone la Embajada para enfrentarse a la justicia”, dijo el Foreign Office.

El nuevo gobierno de Lenín Moreno considera “insostenible” la continuidad de Assange en la Embajada de Londres. En un reciente comunicado subrayó que se trata de “una situación heredada” para la que le ha tocado “buscar alternativas”. Apostó por “la prudencia” y la “coordinación” con Reino Unido.

Julian Assange, en el interior de la embajada ecuatoriana en Londres.

El anterior gobierno, presidido por Rafael Correa, concedió a Assange asilo político en 2012 pero el Reino Unido, donde se encontraba en esos momentos, se negó a concederle un salvoconducto para que viajara a Ecuador alegando que debía ejecutar una orden de detención cursada por la Justicia sueca.

Estaba acusado en Suecia de varios cargos de abuso sexual, entre ellos una supuesta violación, la acusación más grave. En estos años, la Fiscalía sueca ha archivado todas las causas contra Assange, bien por prescripción o por falta de pruebas.

Sin embargo, Reino Unido aclaró que en cuanto el fundador de WikiLeaks ponga un pie en suelo británico será detenido porque las autoridades británicas también lo acusan de violar las condiciones de su libertad condicional, lo que ha prolongado su estancia en la Embajada ecuatoriana en Londres.

La canciller ecuatoriana, María Fernanda Espinosa, habla durante unas declaraciones a la prensa este jueves, en la sede la Cancillería en Quito.

Assange está recluido desde 2012 en la sede diplomática porque alega que, de ser detenido, será extraditado a Estados Unidos, que lo persigue por publicar miles de documentos clasificados sobre las guerras en Irak y Afganistán, que fueron filtrados a Wikileaks.

Su estancia en la misión ecuatoriana se ha “complicado”, según reconoció Espinosa, en los últimos tiempos debido a los pronunciamientos políticos de Assange.

Los comentarios que hizo a favor de la independencia de Cataluña tensaron las relaciones entre Quito y Madrid y llevaron al nuevo gobierno de Lenín Moreno a pedirle que guardara silencio.

Fuente: Europa Press

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close