Estar bien

¡Cuidado! No deberías hacer esto con un pene

Cada pene es particular. No tengas miedo y experimenta

Aprender sobre tu el cuerpo y el de tu pareja te llevará a experimentar relaciones sexuales mucho más placenteras. Hoy queremos hablarte del pene y cómo manejarlo para no hacerle daño sino darle cariño.

No tengas miedo

No pienses que solo por agarrar un pene le harás daño o que debes sentir algún tipo de verguenza por tocarlo. Es importante que sientas confianza en ti mismo y cojas el pene de tu pareja sin temer.

No utilices solo el dedo índide y pulgar

Cuando agarres un pene erecto utiliza toda la mano. Es cierto que, dependiendo del tamaño del pene, será más o menos fácil agarrarlo con la mano entera, pero normalmente será posible y tu pareja lo apreciará.

No dientes, sí lengua

Si vas a practicar sexo oral, coloca los labios de manera que cubras los dientes. Tu dentadura no tiene que tocar en ningún momento el pene, pues es una zona muy sensible y puedes hacerle daño. A partir de esta premisa, da rienda suelta a tu imaginación.

Disfruta la forma

Cuando ves el pene de tu pareja por primera vez, no va a ser necesariamente como lo imaginabas. Pero esto lo hace especial, no hay dos penes iguales. Con cada forma o tipo hay posturas óptimas para disfrutar, solo debes conocerlas y experimentar.

No lo masturbes dentro del pantalón

La fricción de la tela del pantalón con el glande puede causar daño. Si metes la mano por el pantalón, procura sacar su pene del calzoncillo y déjalo al aire.

No estires ni aprietes demasiado el pene

Cuando lo masturbes, baja hasta el final pero no estires demasiado. Por otro lado, a la mayoría de hombres les gusta cuando aprietas el pene erecto al masturbarlo pues sienten gran placer, pero tampoco significa que debes machacarlo. Si tienes dudas puedes pedirle que se masturbe frente a ti, ver cómo lo hace aprender y qué es lo que más le gusta.

No exageres con los aceites corporales

Ten cuidado con colocar aceites corporales en el pene. Si quieres hacer algún masaje erótico, prefiere usar un lubricante propicio, el cual puedes comprar en algún sex shop, farmacia o supermercado.

Cuidado con el glande

No frotes el glande con el dedo o la mano si no está perfectamente lubricado. Incluso si lo está, algunos hombres son especialmente sensibles en esa zona. Lo mejor es probar ligeramente y ver su reacción.

Penetración

Al pasar a la penetración, nota que no debes introducirlo de forma brusca pues puede causarte daño a ti y a tu pareja. Esto puede pasar especialmente en el sexo anal. Hazlo despacio y ve acelerando el ritmo y la intensidad al gusto. Puedes ayudarte con lubricantes.

Recuerda que la comunicación es clave. Disfruta.

Fuente: Enfemenino.com

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

también puedes ver

Close
Close