Política

Contradicciones sobre venta de terreno para shipibos

Luego de la denuncia que señala que el alcalde Luis Castañedo Lossio habría ordenado vender el terreno para el traslado de la comunidad shipibo-conibo (Campoy, en San Juan de Lurigancho) afectada por el incendio en Cantagallo, este decidió mantener el silencio y mandó a sus regidores a aclarar la denuncia.

La denuncia hecha por el periodista Daniel Yovera fue desmentida por la Municipalidad de Lima a través de una conferencia de prensa en la que estuvieron presentes los regidores de Solidaridad Nacional Wilder Ruiz y Shadia Valdez y el gerente de Promoción de la Inversión Privada de la MML, Jaime Villafuerte.

Villafuerte declaró a La República que, aunque aún no se ha hecho la venta, hay voluntad para vender el terreno de Campoy para, según explica, reubicar a las 265 familias shipibo-conibo o usar el dinero de la transacción como una inicial para acceder al programa techo Propio. 

Agregó que no se llegó a concretar el destino de Campoy porque las tres organizaciones shipibo-conibo (Ashirelv, Acushikol y los Avishil) tuvieron una actitud “terca” y no se pusieron de acuerdo.

La ex alcaldesa de Lima, Susana Villarán, aseguró que la compra del terreno para la reubicación se hizo a través de la fiduciaria, Scotiabank, y agregó que las organizaciones shipibo-conibo sí se pusieron de acuerdo con que el lugar para asentarse fuese la urbanización Campoy.

Por su parte, el regidor municipal de la bancada de Diálogo Vecinal, Hernán Núñez, desmintió la propuesta de que la comunidad accedería a Techo Propio. Núñez explicó que: “Lo que les están diciendo es ‘ustedes van a tener que pagar por la vivienda’, para lo cual van a tener que, evidentemente, endeudarse ante una entidad bancaria. Esos proyectos no son gratuitos. Están desconociendo su calidad de afectados por el proyecto. Ellos tiene un derecho ganado, ellos no son parte de la reubicación porque la gestión anterior haya sido buena gente”.

Se debe recordar que, mediante un decreto publicado en el diario oficial El Peruano, se dispuso que la municipalidad adopte las medidas para el reasentamiento de la comunidad shipibo-conibo. Además, se especificó que cualquier legislación debería ser consultada a los pueblos indígenas.

Por ahora, la mayoría de damnificados ha decidido quedarse en el lugar del incendio, donde no hay agua, electricidad ni servicios higiénicos. El presidente de la comunidad shipiba, Wilson Valles, asegura que no ocuparán las carpas colocadas por la Municipalidad de Lima pues ellos quieren desalojarlos del lugar. 

Fuente: La República

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close