Cultural

CANTINFLAS, UNA VIDA DE PELÍCULA

GRAN RETRATO DEL ÍCONO MEXICANO

La nueva cinta sobre el famo­so cómico mexicano Mario Moreno, relata las principa­les etapas de su vida así como el proceso que lo llevó a formar su estilo irreverente característico. Mostrando cómo se realizaron las principales películas del actor, como Ahí está el detalle o Ni Sangre ni arena, la cinta gira alrededor de la participación de Cantinflas en la producción estadounidense La vuelta al mundo en ochenta días que significó la internacionaliza­ción del artista, y por la cual ganó un Globo de Oro. El director mexi­cano Sebastián del Amo, ha logra­do plasmar la esencia del persona­je, pero también la humanidad de Mario Moreno: la pobreza, sus problemas maritales y la imposibi­lidad de tener hijos, factores que dan una visión apta para aún aque­llos que no crecieron viendo sus películas. Sin embargo la sorpresa llega de la mano de la grandiosa actuación del actor español Oscar Jaenada, quien fue criticado por su nacionalidad, pero que finalmente logró la ovación de la crítica al mos­trar un perfecto acento mexicano y un parecido gestual excepcional con el cómico. El recorrido narra­tivo del filme se separa en dos rela­tos, uno que inicia en 1931, con un joven y pobre Mario, quien se gana la vida en diferentes trabajos como boxeador o limpiador de una hu­milde carpa teatral. Y otro que cuenta paralelamente las idas y venidas del director teatral esta­dounidense Mike Todd (Michael Imperioli) que, en 1955, busca dar un salto al cine y dirigir La vuelta al mundo en ochenta días, tratan­do de que el famoso y ocupado Can­tinflas colabore en su proyecto. Dos relatos que muestran un evidente contraste entre un Cantinflas hu­milde, trabajador y fiel a su esposa, a uno mujeriego, soberbio, e inse­guro con su desarrollo. Dos anta­gonistas que logran enfrentarse en el clímax de la cinta.

Cantinflas, una vida de pelícu­la (2014), logra una visión general de los dotes humorísticos del Charles Chaplin mexicano, así como momentos impactantes de su vida, desde el origen humilde del nombre Cantinflas en carpas rodantes, pasando por su habili­dad innata para la improvisación (como enfadaba a los directores al no seguir lo que decía el guión), hasta su incansable dedicación al trabajo que lo convirtió en un ico­no mexicano y latinoamericano.

Mostrar más

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close