Política

ALCALDESA ARRASTRA A LA DERROTA A SUS SOCIOS IZQUIERDISTAS

ALCALDESA ARRASTRA A LA DERROTA A SUS SOCIOS IZQUIERDISTAS

Escribe: Germán Luna

El término “caviar” surgió en Francia y fue usado por los socialistas europeos para burlarse de personajes con apa­rente buena preparación intelectual, discurso altamente radical y procedentes de buenas familias a quienes consideraban farsantes, ya que si bien lideraban posiciones muy radicales, ostentaban un nivel de vida que correspondía a su origen económico, y no al de la mayoría del pueblo o a la posición política del movi­miento. En el Perú, la burla se reprodujo casi de inmediato ya que se identificaron las mis­mas características criticadas en Europa.

En estos días, aupados tras Susana Villa­rán, los caviares enfrentan nuevamente la derrota política que prueba que no han apren­dido la lección. A este respecto, conviene re­cordar que como fue su infancia, llena de sue­ños realizados y opulencia donde jugaban “a los negocios” con dinero de verdad en medio de historias llenas de ironía que cuentan que lo hacían, literalmente, sentados en las mismas bóvedas de los más imponentes bancos locales.

Se enamoraban entre ellos, coincidían en los mismos colegios, universidades y eran infaltables en “los campos de humo”, lugar donde por lo general, se “empujaban un po­rrito de marihuana” sellando esa complicidad propia de la droga que hasta ahora les dura. Eran dueños de apellidos pomposos que “ga­rantizarían su destino”, pero también, de caprichos y ansia casi patológica por el poder.

Socios de engolados clubes citadinos, pa­seaban por Ancón con la misma altanería con la que hoy prefieren “Asía” y compraban “chu­cherías” en Buenos Aires, en Paris, o en los Estados Unidos, “preocupados siempre por la triste realidad de los pobres” que con el tiempo transformaron en discurso político.

 

Mostrar más

Artículos relacionados

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close